Alimentación complementaria en niños mayores de seis meses

alimentación complementaria (preview)

La alimentación complementaria o ablactación es el proceso que comienza cuando la leche materna no es suficiente para cubrir todas las necesidades nutricionales del niño, y se introducen alimentos diferentes a la leche en su alimentación. La introducción gradual de alimentos a partir del sexto mes permite que el niño se incorpore a la dieta familiar al término del primer año de vida, después de esa edad puede recibir alimentos propios de la cultura familiar.

Entre los meses cuatro y seis, el intestino del bebé adquiere un desarrollo suficiente para actuar como barrera y evitar la entrada de alérgenos alimentarios, la cantidad y calidad de enzimas resultan suficientes, lo que facilita la absorción y digestión, protegiendo al lactante de intolerancias alimentarias.

6235_baby_eatingA partir del sexto mes de vida el bebé necesita mayor aporte energético y de algunos nutrientes específicos como el hierro, zinc, calcio y las vitaminas A, C y D. Si el bebé no recibe cantidades adecuadas de estos nutrientes, afectará su crecimiento y desarrollo. Por esto, es necesario iniciar la alimentación complementaria sin suspender la lactancia.

La alimentación complementaria tiene varios objetivos, entre ellos:

-       Prevenir las deficiencias de energía y nutrientes. Adecuar los requerimientos nutritivos al crecimiento y desarrollo que son muy rápidos en esta etapa

-       Estimular la habilidad de masticar

-       Fomentar el gusto por los distintos sabores y texturas de los alimentos

-       Promover los hábitos alimenticios correctos, que serán la base de los futuros patrones de la alimentación

-       Fomentar la capacidad innata del niño para autorregular la cantidad de alimentos que consume

Durante la lactancia, un niño de 6-8 meses debe comer de dos a tres veces al día y uno de 9-24 meses debe hacerlo de tres a cuatro veces al día junto con una o dos meriendas.

laablactacion1Para introducir los alimentos y conseguir una dieta diversa debe hacerse de manera paulatina, es decir, presentando un alimento a la vez, preferiblemente en la mañana para observar la respuesta del niño. Se debe probar el alimento en pequeña cantidad de tres a cinco días y observar si ocurre alguna reacción de intolerancia o alergia (vómitos, diarreas, gases, distensión abdominal). Una vez tolerado, se realiza la introducción del segundo alimento, de la misma manera que el primero, y así sucesivamente con los demás. Solo debe introducirse un nuevo alimento a la vez, se recomienda uno nuevo a la semana para que el lactante se acostumbre al sabor y se pruebe la tolerancia. A medida que el niño acepte un alimento se aumenta progresivamente la cantidad.

Algunos datos importantes para la ablactación son:

-       A los seis meses deben escogerse alimentos frescos, higiénicos, fáciles de digerir por el niño (consistencia suave) que no contengan partes sólidas. Se aconseja iniciar con compotas de frutas no cítricas, purés y papillas de vegetales amarillos, de cereales infantiles sin gluten. En esta etapa es importante introducir carnes magras de res y de pollo con una consistencia adecuada (licuada, molida o en puré), con el fin de cubrir los requerimientos de hierro y zinc.

-       Las frutas y los vegetales no deben combinarse. Solo pueden ser combinados cuando los ingredientes han sido probados por separado y se ha observado una buena tolerancia.

-       Al octavo mes, se introducen cereales con gluten, panes, pastina, galletas. Excepto si hay antecedentes familiares de enfermedad celíaca.

-       Al noveno mes, se puede introducir en la alimentación los granos según tolerancia, así como también la yema cocida del huevo de una a dos veces por semana.

-       Los vegetales como espinacas, rábanos, nabos y remolacha no deben introducirse en la alimentación hasta después de los 12 meses de edad.

-       Las frutas cítricas deben introducirse a partir de los 12 meses.

-       Durante el primer año de vida se debe evitar añadir a las comidas del bebé sal, azúcar, miel y condimentos.

-       Antes de los 12 meses, el bebé no debe comer pescados, clara de huevo, leche entera de vaca, quesos, embutidos (jamón), mariscos, carne de cerdo, chocolates, nueces, maní.

 R00684

De acuerdo con la Lic. Polett Hanna se deben tener en cuenta las siguientes recomendaciones para la ablactación:

  1. Iniciar los alimentos sólidos a más tardar a los nueve meses de edad.
  2. Seleccione alimentos frescos.
  3. La higiene es fundamental en la preparación de la comida de su bebé.
  4. No exagerar en la cocción de los alimentos, para aprovechar los nutrientes.
  5. El método de cocción más adecuado es el hervido, ya que no irrita la mucosa intestinal del bebé.
  6. La temperatura de las comidas debe ser templada. Evite temperaturas extremas.
  7. No fuerce la alimentación. Si el bebé muestra gestos de rechazo, inténtelo en otro momento.
  8. Alimente al bebé al menos dos horas después de haber tomado la leche.
  9. Ofrecer los alimentos con cucharilla, nunca con tenedores o teteros.
  10. Añada un poco de aceite vegetal a los vegetales para aumentar el aporte calórico y cubrir los ácidos grasos.
  11. Ante cualquier duda debe consultar a su nutricionista.

Anterior Siguiente

Comentarios en Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Temas Relacionados
3 Días de Salud y Bienestar en el Sambil Trina "The Trainer" presenta su rutina "In Shape Forever". Nuevos fármacos mejoran sobrevida en pacientes trasplantados. Cuida tu cuerpo y tu alimentación estas vacaciones. Ortodoncia invisible: sin brackets ni alambres a la vista. Recupera la vitalidad y energia del rostro con Skinergetic de Biotherm